Gastronomía de Lanzarote

      Los productos del mar participan en la gastronomía lanzaroteña de forma predominante. Los pescados se preparan de muchas formas: fritos, asados, cocidos. Lo esencial es la materia prima, aunque aderezada con sencillez, los ingredientes añaden un sutil matiz a la frescura de los platos. Destaca el Sancocho, un guiso de pescado con gofio amasado y mojo picón.

      El gofio está presente en numerosos platos, tanto salados como dulces. Se trata simplemente de harina de cereales y, tras el descubrimiento de América, también de millo (maíz). El mojo es una salsa que tiene infinidad de variantes según la zona y el cocinero, aunque la base se puede concretar en ajo, sal, chili, aceite y vinagre. A esta mezcla se le puede añadir tomate, pimiento, pimentón, perejil, cilantro, pan, comino y, probablemente, otro ingrediente o planta aromática de nuestro entorno.

      Estos platos se acompañan muy bien con otro plato típico de canarias: las papas arrugadas. La variedad chica es la más apetitosa y el método de arrugarlas, con mucha sal, las deja riquísimas.

      De los pescados, el más canario y autóctono es la Vieja, pero hay otros muy ricos como el cherne, el mero, la corvina, samas, herreras o bocinegros. Los mariscos son un producto fresco y empleado también en la cocina lanzaroteña.

      La carne tiene también un papel relevante en la gastronomía, a los sabrosos platos de cabritos y conejos, se unen exquisitos guisos y asados de cordero, cerdo o vacuno.

      Es indispensable, como en todas las Islas Canarias, mentar el excelente queso elaborado en Lanzarote, elaborado por lo común con leche cruda de cabra. Hay muchas variedades, exquisitos quesos tiernos o quesos curados con pimentón molido o bajo arcilla.

      Como último, para los golosos canarios, es el postre con higos, tunos (higos picos, Porretas), el bienmesabe, frangollo y postres elaborados con la deliciosa fruta de Lanzarote.