Historia de una conquista

      Jean de Bethencourt conquistó la isla en 1402 sin que los habitantes ofrecieran resistencia. Fue la primera isla del archipiélago en ser conquistada. Más tarde, ante los abusos, los habitantes se levantaron en armas, aunque el alzamiento fue atajado sin muchos percances.

      La capitalidad la tomó Teguise por su ubicación en el interior para resguardarse mejor de los ataques piratas, los cuales tuvieron una gran presencia entre los siglos XVI y XVIII. Lanzarote sufrió varios ataques y saqueos de piratas berberiscos e ingleses. Por esta razón se fortificaron con castillos como los de San Gabriel y San José en Arrecife, o el de Santa Bárbara en el volcán Guanapay de Teguise.

      Cuando las invasiones por mar cesaron, Arrecife se alzó con la capitalidad de la isla merced al desarrollo del comercio y las actividades portuarias.