Isla de Fuego

      Lanzarote es la isla más oriental y septentrional de las Islas Canarias. Pertenece a la provincia de Las Palmas de Gran Canaria y está a tan solo 140 km de distancia de las costas africanas.

      Lanzarote tuvo varios nombres: Tite-roy-gatra (lengua aborigen que significa Montaña Colorada) o Purpuraria (nombre dado por los romanos por su abundancia en orchilla). Pero, finalmente, adoptó el nombre de su redescubridor medieval, al caballero genovés Lancelotto Maloccelo.

      Los majos, sus antiguos pobladores, practicaban la ganadería, así como la pesca con redes de junco y el marisqueo; mientras que la agricultura solo tuvo carácter testimonial.

      Lanzarote es la isla menos montañosa del archipiélago canario debido a su antigüedad y los efectos erosivos del clima. "Las Peñas del Chache" es el pico más elevado de la isla con tan solo 670 m de altitud. Su paisaje está condicionado por las erupciones volcánicas, especialmente por las de Timanfaya, cuyas lavas petrificadas son llamadas Malpaíses. Una de ellas, en el siglo XVIII, cubrió totalmente la zona centro, sepultando nada menos que once pueblos.