César Manrique y Lanzarote

      Cuando se habla de Lanzarote, de su cultura, idiosincrasia y arte, es indispensable mencionar a César Manrique. Un artista que supo inculcar a los lanzaroteños el amor a su isla. Lo hizo por medio del arte y la reflección, promulgando una economía sostenible en el frágil ecosistema de Lanzarote.

      César Manrique era pintor, escultor y arquitecto, pero, igualmente, era un sabio ecologista que hablaba y convencía por medio de su obra. Eligió Lanzarote como lienzo y base de su arte, pero respetando en todo momento la belleza natural de la isla. Buscaba y creaba el equilibrio entre la mano del hombre y la naturaleza.

      Gracias a él podemos admirar la gruta de Los Jameos del Agua con su espectacular auditorio natural, la Casa del Campesino de estilo típicamente lanzaroteño, el Mirador del Río o su propia casa y actual “Fundación César Manrique”, donde integró su vivienda en medio de un río de lava azul-negra petrificada.